Avances del Proyecto VIDA EN EL PANTANAL, Gestión Territorial del Pantanal Paraguayo

Del 7 al 14 de diciembre, se conformaron comisiones de trabajo en las comunidades del proyecto, priorizando actividades para el próximo año. Las reuniones fueron oportunas para recoger datos de la línea de base que permitirá medir el impacto de las acciones, posteriormente.

Nuevo proyecto fortalecerá la gobernanza ambiental en la zona del Pantanal paraguayo

El martes 13 de octubre, a las 9 hs en la Municipalidad de Carmelo Peralta, Alto Paraguay, se realizó la presentación del Proyecto Gestión Territorial del Pantanal Paraguayo, una iniciativa que busca fortalecer la gobernanza ambiental a través del empoderamiento de jóvenes y mujeres indígenas y campesinas en acciones de mitigación…

Manuales para facilitadores y productores indígenas y campesinos del Pantanal Paraguayo

En la riqueza natural del Pantanal Paraguayo, existen poblaciones indígenas y campesinas con diversas estrategias económicas, cuyas actividades se diferencian por la diversidad cultural existente y por las demandas que exige la zona. En este contexto, desde Pro Comuniades Indígenas (PCI) venimos apoyando a las organizaciones locales con actividades de…

Agua segura, potable y suficiente para Puerto María Elena

En el Departameto de Alto Paraguay, Distrito de Fuerte Olimpo, se encuentra la única comunidad indígena del Pueblo Yshyr Tomaraho de Paraguay, a una distancia de 59 km de la capital departamental. Esta comunidad, llamada también como ‘Pitiantuta’, aglutina a unas 60 familias en un territorio de más de 2.000…

Apoyo a la salud de las comunidades indígenas y campesinas del Pantanal

PCI, con apoyo de WWF-Py, busca fortalecer el empeño que ya vienen realizando las comunidades durante este tiempo de cuarentena, con la provisión de indumentarias básicas de protección y la capacitación a los referentes promotores y facilitadores comunitarios sobre el manejo de esas indumentarias de protección ante la amenaza del…

 
Viernes, 04 Octubre 2019 13:52

Buena práctica productiva en la Colonia Buena Vista del pueblo Ɨshɨr Ybytoso

El jueves, 26 de setiembre de 2019, técnicos de Pro Comunidades Indígenas (PCI), acompañaron a los productores ganaderos para visitar el establecimiento de la Asociación de Productores Ganaderos de la Colonia Buena Vista que está conformada por once socios de la comunidad indígena Virgen Santísima del pueblo Ɨshɨr Ybytoso del distrito de Fuerte Olimpo, Alto Paraguay.

En unas 2.000 hectáreas de superficie de tierra comunitaria, los productores poseen actualmente unas 400 cabezas de ganado vacuno. Los socios se turnan organizadamente para el mantenimiento del lugar que queda a unos 36 km de la comunidad Virgen Santísima, donde viven actualmente. Pero ¿cómo lograron esto? La lideresa docente, Zulma Franco, explica todo el proceso en una entrevista:

Nosotros los docentes nos reunimos en tiempos del Pa’i Barrios. Él era Secretario de Asuntos Indígenas. Hay toda una historia de cómo llegamos a tener ganado los docentes. Antes se hacía las reuniones en donde también participaba un ganadero muy bueno, Rivarola, porque él tenía interés en participar en las reuniones de los indígenas porque también era político, se candidató varias veces para gobernador y nunca ganó.

Éramos un grupo de mujeres, no había varones dentro del grupo, y nos preguntó si quién se iba a encargar de juntar su dinero mensualmente y el Pa’i se ofreció en responsabilizarse para juntar el dinero y nosotras mensualmente nos íbamos a depositar en la parroquia y el señor pasaba a retirar de ahí. Y bueno, hicimos un compromiso y así empezamos.

Bueno, en fin, en una de esas reuniones yo y un grupo de docentes Maskoy le planteamos que si él nos podía vender financiados los animales porque sabemos que él tenía 13 mil cabezas de ganado -no es un pequeño productor- y él aceptó nuestra propuesta y nos dijo si cuánto queríamos. Yo le dije 20 porque sabía que con 1 no se puede crecer. “¿Y hasta cuánto te animás a pagarme?” me preguntó, y le dije 300.000 mensual en aquella época.  Eso fue en el año 1990.

Este lugar llamado Buena Vista anteriormente era una colonia donde vivían muchos ɨshɨr que actualmente se encuentran en Virgen Santísima que, por el aislamiento, se mudaron. En palabras de Zulma: cuando se compró esa colonia yo tenía 12 años, mis abuelos se fueron a ese lugar, mis familias, porque muchas familias no se fueron. Vivimos 2 años ahí en la colonia y luego nos mudamos. Primero por la falta de agua, segundo para sacar la producción solo se tenía que traer a Olimpo para vender y cuando eso mis abuelos plantaron muchísimos zapallos, poroto, mucha producción porque la tierra es muy buena allá y no todos tenían caballos para sacar su producción y eso era difícil.

Ahora los socios todos tienen caballos, es una ventaja, porque antes casi nadie tenía y cuando llueve, llueve y cuando es seca es seca, son dos extremos de climas radicales que tenemos, mucha sequía y mucha inundación, cada vez es mucho más. ¿Viste la lluvia de este año? no hay caso, es mucho y cuando hay sequía es dura.

Ante estos desafíos climáticos, la Asociación mandó construir el año pasado un tajamar de 8.000 m³. Cada socio vendió un toro desmamante y de esa manera costearon la construcción del tajamar. Esta inversión se llevó a cabo debido a la necesidad de que permanezcan los animales en la Colonia incluso en la sequía, porque anteriormente, en la sequía, trasladaban a los animales en la ribera del río y cuando subía el río, los volvían a llevar en la colonia.

Actualmente dos personas se turnan de manera permanente en la estancia. Se van los hijos de los socios o los socios mismos. Comenta Zulma que nuestros antepasados ya tenían ganado, por sobre todo, caballos no. Utilizaban el ganado para trasladar las cargas. Le cargaba las cosas y llevaban las cargas. Se usaba como caballo y también las experiencias que tuvieron los ɨshɨr de trabajar siempre y hasta ahora están en las estancias. Saben cómo se maneja el ganado, pero que tengan alguien de la comunidad que les esté apoyando constantemente es fundamental.

La lideresa reflexiona sobre la oportunidad que tienen los indígenas que poseen tierras: si se tiene un fin en común, si se interesan en tener su ganado, que tengan, porque la comida es lo que cuesta, porque si hay un proyecto no va a poner la comida todo el tiempo, porque este es todo el tiempo, no sólo 2 años. Este es un compromiso de toda la vida, es una inversión también, para que los indígenas no seamos pobres siempre. Si tenemos tierra, yo les digo siempre que los ɨshɨr tenemos una gran ventaja de tener buena tierra.

Zulma comenta sobre la sostenibilidad de su modo de producción: nosotros tenemos esa cantidad de ganado y no tocamos nada de monte. Tenemos porque el lugar da. No sé por qué se hace tantas pasturas o porque los productores que tienen mucho quieren ganar más y más y rápido; hacer pastura ponerle mucho remedio a los animales para que coman y crezca más rápido. No son como los indígenas. Nosotros tenemos en campo natural, no se tocó nada; no hicimos pastura. El campo es natural y tenemos buenos animales.

Por ejemplo, ahora ya recibimos muchas visitas de ganaderos que quieren comprar nuestros desmamantes porque saben que son lindos. No es que yo voy a ofrecerles. Estoy esperando que mejore el precio para vender. Yo no voy a vender a bajo precio, siempre les digo a los socios que esperemos y vendamos en cantidad porque ahí ya se puede negociar por la cantidad de 50 o 60 animales. Tiene más valor. Y están en campo natural y son buenos animales.

Para concluir, en estos tiempos de sequía e incendios tanto por el Chaco como en la Región Oriental del país, vale colocar aquí la reflexión de la lideresa respecto a las quemas de los campos: nosotros, por ejemplo, hasta a nuestros vecinos les enseñamos que no tienen que quemar en época de sequía. Tenemos vecinos buenos a quienes nosotros enseñamos a que no pueden seguir quemando el campo. Es que la gente no hace limpieza y quema. Eso en 10 a 15 años le vuelve arcilla a la tierra.

Hay formas de hacer quemas. Por ejemplo, en los palmares para limpiar las hojas secas que caen y se acumulan, nosotros quemamos después de una lluvia grande, cuando las hojas están secas más o menos dos días después de la lluvia se puede quemar, porque la humedad protege a los microorganismos y las raíces de los pastos, no mata, sólo quema las hojas de arriba y el pasto vuelve a brotar rápido. Pero en sequía no se debe quemar. Eso es regla para nosotros para mantener vivo nuestro campo.

Pro Comunidades Indígenas

Calle Miller 478-S
Filadelfia 359
160401 Dep. Boquerón
Paraguay
Tel. (595) 491 432 945

Alianzas

Cooperación Interinstitucional